La Salsa en Bogotá

Written by: Super User
Category: Press Room
on 29 Enero 2016
Visto: 961

A pesar de que la Salsa es un género musical relativamente nuevo, comparado con sus antecesores y ritmos que dieron origen como el bolero, el danzón, el cha cha chá y el son, poco tiempo después de que en Nueva York los ritmos cubanos se fusionaron con la rapidez y armonía del jazz, esta fusión aún sin nombre definido se estaba tomando latinoamerica. A mediados de los años 70 la palabra Salsa ya era usada en varios países para definir esta evolución de la música cubana, los amantes del género se fueron agrupando y fue cuestión de pocos años antes de que en Colombia aparecieran los primeros clubes dedicados únicamente a este estilo musical.

La cercanía a los puertos de Barranquilla y Buenaventura, lugares por donde más música llegaba música nueva al país, hicieron que ciudades como Cali, Barranquilla, e incluso Medellín consiguieran las mayores colecciones musicales del género. Adicionalmente el clima cálido de estas ciudades y su alto número de habitantes afrodescendientes (como también eran muchos de los cubanos compositores de la música que dio origen a la salsa) ayudaron a que la Salsa tuviera una rápida evolución y acogida. No obstante, Bogotá tenía el principal aeropuerto del país, razón por la cual otras joyas musicales arribaron primero a la capital traídas por los viajeros de Nueva York y el Caribe.

Lugares como El Palladium, Rumbaland, El Rumbón Melón, El Goce Pagano y muchos otros aparecieron para hospedar a los Bogotanos amantes de la salsa a finales de los años 70 y durante los años 80. Pocos de estos lugares aún sobreviven sin perder su autenticidad ni estricto criterio para seleccionar la música que reproducen, por supuesto todos ellos hacen parte de la red de aliados a The Bogota Salsa Tour. Finalmente, no por jóvenes podemos dejar de lado dos mágicos escenarios que evocan ambientes retro de New York y Cali en los años 70. El primero Cuban Jazz Café con su encanto oculto bajo un edificio del centro de la ciudad y enseguida El Titicó, que nos transporta a Cali en los años 70 en medio de brillo, luces y buen sonido.

Autor: Germán David Ortiz